lunes, 30 de junio de 2014

Empleo

#Proactividad en el #Trabajo



Las organizaciones del Mercado Laboral actual requieren de personas comprometidas y capaces de hacer más de lo que esperan de ellos. En este sentido, la proactividad implica  no sólo tener actitud positiva frente a la tarea, sino además tener la capacidad de tomar buenas decisiones y tener buen criterio para realizarla. Esto significa por ejemplo, ser personas optimistas, creativas, que estimulen la búsqueda de nuevas ideas y desafíos para las empresas, capaces de generar cambios y de anticiparse a problemas aportando soluciones de la mejor forma.

Las personas proactivas son aquellas que reúnen ciertas características comunes: reconocen sus fortalezas y debilidades; se hacen cargo de sus emociones y actitudes de manera positiva; manifiestan sus opiniones de manera asertiva; confían en sí mismos y les gusta comprometerse en nuevos desafíos; actúan con decisión para alcanzar sus metas; enfrentan de manera positiva los cambios e incertidumbres; transforman los problemas en Oportunidades; son persistentes, no se rinden al primer cambio; generan nuevas ideas y estrategias para resolver las dificultades; desafían lo habitual y advierten nuevos escenarios.

Todas estas habilidades pueden adquirirse y/o potenciarse, sólo cuando la persona está completamente comprometida con el espíritu de la organización y en cada uno de sus proyectos.